martes, 2 de diciembre de 2008

-¿Qué quieres para Reyes?
-No tienes que regalarme nada.
-Sí, si tengo que regalarte algo. ¿Qué quieres?
-No sé... Algo pequeño.
-Umm... ¿Quieres una hormiga?
[...]
-No sé, Peke... Algo pequeño, hecho por ti.
-Umm... ¿Quieres una pelotilla del ombligo?

1 comentario:

josh dijo...

Esto es un buen ejemplo de todas las que podemos soltar a lo largo de un rato... La verdad es que no nos cansamos nunca de decir tonterías, y me gusta que exista entre nosotros este cachondeo tan continuo y agradable. Me lo paso genial contigo, niña, y te quiero mucho! Un besazo!